«Para el pequeño comercio este cierre es como un torpedo en la línea de flotación»

Beasain: «Para el pequeño comercio este cierre es como un torpedo en la línea de flotación» | El Diario Vasco

Rebobinando diferentes acciones promovidas y efectuadas desde Bareak –ente que agrupa a comercios y hosteleros locales–, en favor del comercio local cabe destacar la llamativa e impactante campaña que puso en marcha hace casi tres años (fue a finales de abril de 2017) para espolear a las personas y animar a consumir en el pequeño comercio. Sus escaparates amanecieron cubiertos por papel negro, fingiendo su cierre. Mostraron cómo quedaría el pueblo sin comercio, sin la luz de los mismos, dejando unas calles desangeladas.

Aquella realidad es trasladable a la situación actual y aquel mensaje es perfectamente válido, ante la problemática que desde este semana vive, en sus propias carnes, el comercio local, a causa de la crisis sanitaria del coronavirus. Esta pandemia les obligaba a bajar la persiana sin que puedan atisbar la fecha de posible reapertura.

En pleno inicio de temporada

«Desde el Ayuntamiento no dudaremos en establecer las ayudas la pequeño comercio local», señalaba el primer edil

Un cierre que ha coincidido en pleno inicio de la temporada 'primavera-verano', sobre la que se posaban muchas y buenas expectativas por parte de este sector comercial, vital en la vida del municipio.

«Este cierre tiene los efectos de un torpedo en la línea de flotación, no de un barco, sino de nuestros comercios», remarcaba Ane Aristi, copropietaria del comercio de ropa Xalo y que forma parte de la directiva de Bareak. A todos «nos ha pillado con las esperanzas puestas en la nueva temporada», decía Aristi. A unos preparando y «llenando los escaparates y a otros recién finalizada la obra de reforma y puesta al día de su comercio, todo un esfuerzo en los tiempos que corren y con buen parte de la ropa pedida y comprada dentro». Recordaba que el pedido para cada temporada prácticamente tienen que realizarlo «un año antes». «No estamos para estrenar la temporada y poner rebajas», concluía con cierto enfado».

Gran incertidumbre

«Tenemos los comercios cerrados, y no sabemos hasta cuándo y unos gastos fijos a los que hay que hacer frente, que no esperan», manifestaba esta preocupada comerciante de Bareak.

Sobre las posibles ayudas que puedan llegarles, Ane decía con rotundidad «desconocemos las ayudas que nos puedan llegar bien del Gobierno Vasco, del Ayuntamiento o de otros entes». De entrada, tiene que abonar «la cuota de autónomos y otros gastos fijos que tenemos que seguir pagando».

Esta comerciante local ponía de ejemplo para otros, la medida «en ayudas tomada por parte del Ayuntamiento de Azpeitia hacia su comercio y hostelería, a los que destinará 300.000 euros».

«Complementaremos ayudas»

En el Ayuntamiento ya trabajan las posibilidades de ofrecer ayuda al sector comercial, «ni lo vamos a dudar», señalaba el primer edil, Aitor Aldasoro. Recordaba que hace días hicieron pública la decisión tomada para todos los beasaindarras, personas, comercios y otros «paralizando el cobro de tasas e impuestos municipales». Hay que ver «las ayudas que llegan de Europa, del Gobierno Vasco y Diputación y, sobre eso, complementaremos con otra serie de ayudas», adelantaba el alcalde, conocedor de la decisión de Azpeitia.

Unas ayudas que no se deben ni pueden demorar para estos entes que dan vida al municipio, lo cuidan y humanizan y generan una economía local de país, impulsada, en este caso, con gran esfuerzo, trabajo e ilusión de los comerciantes locales.

 

 

 

https://www.diariovasco.com/tolosa-goierri/beasain/pequeno-comercio-cierre-20200320002352-ntvo.html