Print this page

Clausura de la Feria del Stock

Dado que la veteranía es un grado, la Feria del Stock, en esta su tercera edición, queda claro que mejora cada año y este se diría que lo borda. Evidentemente, la Agrupación Ordizian, promotora del evento en colaboración con el Ayuntamiento se anota un nuevo éxito.
Quizá demasiado buen tiempo, reseñaban varios de los comercios participantes porque las primeras horas de la tarde, tanto el viernes como ayer sábado hizo calor de verdad. Para este tipo de celebraciones -añadían-, lo mejor son días meteorológicamente un poco tontos, reseñaban.
En la entrada al recinto ferial, que ocupa el frontón pequeño, magnífico espacio céntrico que ha ganado muchos enteros desde que está cubierto, recibe al visitante José Luis Amatriain, que como en las mejores plazas de la merindad de Estella ofrece pimientos asados, en este caso a pie de cancha.
«Hemos traído 1.000kg para asar, apuntaba el inquieto frutero y seguro que los liquidamos para antes de mañana (por hoy domingo) al mediodía. Así tendremos ocasión de echar una siesta porque el lunes a primerísima hora toca coger el camión e ir al Viejo Reino a por género.
Sin duda, su decidida apuesta ha resultado todo un éxito. Junto a él, los juegos infantiles que hacen las delicias de los más pequeños, las burbujas de plástico sobre agua y las gomas de saltar.
Ya en los 10 cuadros del Beti Alai, 23 comercios que completan y cubren toda la superficie útil.
Aitor Velázquez, técnico de la Oficina de Comercio municipal explicaba que cuando se organiza una feria de estas características se invita a través de la asociación Dendartean a otros establecimientos. Así las cosas, de las 23 firmas participantes 14 llegan de fuera de Ordizia, la mayoría de otras localidades guipuzcoanas, si bien cuatro proceden de Bizkaia. Y las 9 restantes representa a nuestra localidad. Sin duda alguna ese abanico geográfico enriquece la propia feria.
Este año, la casualidad ha querido que predomine la oferta dirigida a los más pequeños; textil, calzado, puericultura, etcétera. A este apartado pertenecen los establecimientos comerciales: Asmae (Lasarte), Caribú (Abadiño), más Zipi Zape, Mirentxu, Pinocho, Ttippi Ttapa, Matti, Gofi y Sehaska, de Ordizia.
El textil está representado por Susi (Durango), Halaxe (Errenteria), Vulcano y Kitara (Zarautz), Je t´aime (Eibar), Twins (Zumarraga), más Porfirio y Ness, de Ordizia.
La oferta se completa con lencería que brinda Goxo Goxo (Errenteria), deporte; Acuática Sport (Durango) y Salkin Kirol (Berriz), óptica; Óptica Bronte (Donosti), zapatería textil bisutería; Complementos Pingu (Berriz), así como textil hogar; Hogar Tetuán (Zarautz). No falta la degustación de café, ni el stand del centro de la Alimentación y la Gastronomía D´elikatuz.
«Creo, -añadía Aitor Velázquez-, que hemos vuelto a completar un amplio e interesante muestrario de oportunidades para el público. Precisamente, en más de una ocasión y lugar, destronando el vocablo anglosajón, a la convocatoria se le ha dado en llamar la feria de las oportunidades. Incluso en más de un caso podría hablarse de auténticas gangas», destacaba.
Pues bien, además de ese planteamiento de comunidad de intereses, en el que los comerciantes encuentran la posibilidad de vender los artículos que tienen en la trastienda y fin de temporada, mientras que el cliente accede a una opción más favorable que las propias rebajas, la feria sirve a su vez para demostrar la vitalidad e inquietud del sector minorista, que en Ordizia, a pesar de los pesares, se muestra muy animado.
Hoy domingo, tercera y última jornada. El recinto ferial abrirá sus puertas de 10.00 a 14.30 y de 16.30 a 21.00. Además, de 12.00 a 14.30, los restaurantes y bares de la Agrupación Ordizian: Martínez, Ostadar, Aldasoro, Haizpe, Pottoka, Pías, Olano, Koiote y Amonane, ofrecerán en sus locales un pincho-pote por 1 euro.